domingo, 8 de enero de 2012

Los Fantasmas de París.

Una estacion de tren un poco sucia y demacrada. Fue construida hace tanto tiempo que la madera ya se esta pudriendo, con ayuda de las termitas que se logran observar en ciertos orificios en la madera de las columnas de aquella estación en donde solo servia como sala de espera para aquellos que deseaban viajar mas allá de la ciudad del amor. Ratas en los basureros y perros mal olientes peleando por un pedazo de carne de algún animal atropellado por el tren a lo lejos de las vías. El único reloj del lugar, comenzó su tic toc luego de marcar las 12 am del día Viernes. En donde lo único que se escucha ademas del reloj cumpliendo su deber, los pasos de una jovencita que lleva un pequeño maletín en mano tratando de alcanzar el ultimo tren de media noche. Cual sera su historia?

-No esperen!!- grite con todas mis fuerzas.

Pero era ya muy tarde cuando llegue. El tren de medianoche ya había partido y mi equipaje era el único acompañante junto a mi sórdido deseo de largarme de esa horrible ciudad en donde se encuentra esa horrible mujer que me toco por madre. Lo único lindo que me ha dicho en la vida es la frase mas escalofriante para mis oídos; "Bienvenida a casa linda".

Un escalofrío y un centímetro mas en mi corazón se hundió la daga del destino al recordar esas horribles palabras en ese día que marco mi vida para siempre. El día por el cual decidí irme de este lugar lejos de esa miserable mujer sedienta de o ajeno y llena de egoísmo puro.

Lagrimas...
Es lo único aparte de sus sucias manos que ha tocado mi rostro, así mismo las únicas que limpian un poco esa suciedad de mi piel.

Paralizada, y llena de miedo me encuentro luego de escucharlo hablar. -Estas sola?-
Pensé lo estaba, pero esa pregunta me lo niega, ni siquiera quiero ver hacia atrás, lo único en lo que puedo pensar es el fantasma. Para colmo de mi felicidad, soy una chica muy miedosa ya que desde pequeña he escuchado muchas historias sobre un fantasma en particular, llamado por adultos y niños El Fantasma de las vías; un hombre avaricioso que odiaba pagar por el placer, y uno de ellos ademas del sexo era el de viajar en tren. Por lo que una de las cuantos atardeceres de este callado lugar decidió ir a visitar a las chicas de la ciudad vecina, así que espero a que todos embarcaran para subirse al tren por encima de los pasajeros el techo del vagón que le pareciera mas cómodo. Una vez cumplida su misión de acomodamiento, comenzó a espiar por las ventanas de los vagones privados tal vez con un poco de suerte encontraría a alguna dama solitaria con quien saciar el otro placer restante, el sexual. El nunca pagaría por una prostituta, eso le parecía estúpido sabiendo que arrancarle al ropa a una damisela y follarla sin su consentimiento era mas placentero y divertido, algo que hacia sin gastar ni una sola moneda para lograrlo.
Claro como en toda su vida el asqueroso bastardo tuvo suerte, ya que una adolescente que viajaba sola se encontraba dormida soñando con el reencuentro con su amada abuela que se encontraba lejos de su ciudad natal. Relamió sus labios con solo pensar en todo lo que le haría, -se ve que es virgen- pensó el sucio violador. Lentamente comenzó a descender por la ventana para entrar y así encontrarse con su felicidad y el futuro deshonor de la joven chica. Oh, pero no contaba con una nueva señal recién colocada el pasado lunes por al tarde. BAM! Fue la única novedad que logro contarla la chica a su abuelita al llegar sana y salva a su destino, -ese sonido fuerte fue el que me despertó justo a tiempo para ir a cenar antes de que cerraran la cocina del tren- dijo con alivio. -Seguro fue tu ángel guardián querida mía- dijo su abuela.

Sin duda su ángel guardián hizo un buen trabajo; El asqueroso bastardo pago todos sus pecados al ser golpeado por la señal para que su único destino fuera el ser descuartizado al caer en las vías del tren. Pero, la historia no termina ahí...
Se dice que si te encuentras solo cerca de las vías del tren, el fantasma de las vías aparecerá detrás de ti para hacerte lo que no pudo hacerle a la joven del ángel guardián. Comerte viva sera?

Así que en lo único que puedo pensar es el hecho de que estoy sola cer cer-ca de las vías del tren, de hecho muy cerca, soy una chica, joven por cierto, adolescente de hecho y..y.. maldición soy virgen!
No! No quiero morir aquí! No antes de salir de este horrible lugar! fue lo que grite en el momento en el que me daba la vuelta con la intención de rogarle al fantasma de lo flaca y sin pecho que era, de que no valía la pena ni de ver desnuda. Me arrodille y justo cuando estaba a punto de darle mis razones escuche una risa.

-Jajajajajaja!!!, demonios, de todo lo que me pude encontrar a media noche en las vías del tren tuve que encontrar a una chica rogando por su vida con una pared!!- decía a carcajadas un chico prácticamente de mi edad mientras se caía de la risa al piso.
-Ah?? Que?- Demonios! Me asuste por nada y lo único en lo que pensé fue en esa estúpida historia! Ahgg carajo!! Ahora este idiota me recordara como la chica miedosa que hasta las paredes la asustan.
-No es así!!- grite mientras mis mejillas se llenaban de rubor. -Yo pensé que.. que eras el fan..fantasma de las vías!!-Dije aun mas sonrojada. -Fantasma?- Dijo algo sorprendido.-Pero hasta donde se ese fantasma solo aparece luego de las 12 am de cada martes- Con una risa burlona en su rostro. -Exacto!! Acaso no lo dijiste tu mismo?? Es media noche idiota!!- dije ahora colorada pero del enojo. -Idiota es la que no sabe que día sigue luego del Jueves- dijo el chico cambiando la sonrisa burlona por una arrogante. -Claro que si lo se!! Luego del Jueves sigue Viernes. Osea hoy tontuelo.- dije aun mas arrogante.-Pues veras creo que no llegaremos a nada si no te lo digo claramente. Pero como dije, el fantasma solo sale los martes, entiendes ahora?- Dijo soltando un suspiro de cansancio. Pero a que se refiere con que si entiendo...yo ya sabia que luego del Jueves sigue viernes y que el fantasma solo asecha los días mart.. oh..ya veo.. -Mierda!!! Me he asustado por nada?? Ahgg como pude equivocarme de esa forma??!!- balbucee un poco aturdida por mi idiotez. -Woaa que boca mas sucia gatita asustadiza- exclamo el chico mientras se sentaba en el anden. Me miro e hizo un gesto como invitándome a sentarme junto a el. -Ven, siéntate junto a mi mientras tus piernas dejan de temblar, tranquilízate si? Odio ver a las chicas así de indefensas.- Esta vez su rostro mostró tristeza. Por lo que ni pude negarme a su petición.

Lentamente camine hacia el, me sente a su lado, el se ve perdido, esta viendo a la nada, oh y su mirada cambio de direccion...esta absorta en..mis labios?!
-Ah..ammm.. por..por que ves mis labios de esa forma?- Dije mientras el rubor atacaba mi rostro nuevamente. - Es que, son hermosos.- dijo casi susurrando, la dirección de su mirada cambio hacia mis ojos, Azul. Tan azules como el cielo.

No se cuando sucedió pero la verdad es lo que menos me importa, lo único que cabe en mi mente es el deseo de nunca dejar de sentirme así.

Una ráfaga de viento, las luces parpadeantes avisando la llegada del tren, los primeros rayos del sol y nuestro labios compartiendo un beso.Sus labios estaban helados y suaves. Su cuerpo tambien, pero aun así senti calidez. Una que recorrió todo mi cuerpo hasta inundar mi mente logrando hechizarla por completo.

Lentamente separo su labios de los míos. -Perdón- dijo susurrándome al oído mientras apoyaba su rostro en mi hombro. -No lo sientas- dije con una pequeña sonrisa. -Por que?- pregunte -Por que eres especial- dijo abrazándome fuertemente.-Eres la primera que veo en años!- su corazón palpitaba tan rápido que me asuste. -No sabes cuanto he deseado ver a alguien, tanto que todos los días desde el amanecer hasta el anochecer recorro cada centímetro de los alrededores en busca de otras persona, pero nunca encontraba a nadie. No importaba la estación del año, ni el clima, no había día que no buscara!! Me sentía tan solo y triste...- sus lagrimas rodaban por sus mejillas hasta deslizarse y humedecer la piel descubierta de mis hombros. -Pero, cuando te vi... sentí que mi corazón dejo de latir. Mis pulmones dejaron de funcionar y mi pulso murió junto con mi soledad.- me dijo mientras me abrazaba mas fuertemente. -Yo no me reía de ti, me reía de felicidad!! No sabes lo feliz que estoy!!- Levanto su rostro hasta la la altura del mio y me miro fijamente haciendo que me perdiera en sus ojos otra vez. -Y lo mejor de todo es que... me encontré con una chica de mi edad, hermosa  - graciosa.- Sonrió. Y esa calidez que sentí antes me embargo nuevamente. -Te arrestaran- dije burlona mente. -Eh? Por que?- dijo confundido - Por que es contra la ley besarse en las vías del tren.- dije mientras me acercaba cada vez mas, mientras mis manos jugaban con su cabello. -es un delito muy grave- le susurre ahora yo.Y lo bese. El me abrazo con dulzura y me beso aun con mas calidez que antes, de hecho me sentía como si mis labios y mi corazón se incendiaran. Nunca me habia sentido asi en mi vida...

Nos separamos un poco para poder recobrar el aliento. - delincuente- me dijo con una sonrisa cariñosa. - Así que... como moriste?- Dijo tranquilamente.Me reí de el y le dije - Me morí quemada gracias a tus besos- y le sonreí. - Jajaja...muy graciosa. Pero en serio, como fue que llegaste a este lado?- dijo poniéndose serio. -Por ejemplo yo fui empujado por mi tío desde el segundo piso de un edificio en construcción. Morí instantaneamente, lo único que recuerdo fue ver la cara de las personas con una expresión de terror cuando me veían caer, y la sonrisa de mi tío fue lo ultimo que vi cuando mi cabeza impacto el pavimento.- Mis ojos se abrieron de par en par. Terror, escalofríos, miedo. Fue lo que sentí. Dolor, lagrimas, y mas dolor. -Yo... no..entiendo.. tu, estas muerto?- dije con voz temblorosa y un poco exaltada. No podía creer lo que me decía, segundo piso? tío? morir? -De que hablas??!!!- le grite
 -Tu de que hablas??!!- Dijo enojado y sorprendido. -Acaso no sabes que este es el otro lado? Que solo los muertos pueden llegar aquí?-...-Acaso no sabes que estas muerta?- dijo mas tranquilamente y señalo hacia su cabeza, donde le lograba ver su cráneo.. luego el señalo hacia mi pecho. -Solo mira- me dijo. El dolor era mas agudo a medida que el hablaba pero este se fue cuando vi hacia donde el que me indicaba, sangre. Y en ese momento recordé...
Como fue mi muerte.

Mi madre como siempre me estaba gritando acerca de lo inútil que era. Que como era posible que no lograse vender mi cuerpo con nadie? Que ella sabia que yo no era bonita pero también no era fea. Sin lograr comprender que no todos son unos enfermos como sus amigos, la frustración la venció y para desquitarse comenzó a golpearme mas duro de lo normal. Trate de escapar hacia mi escondite secreto pero logro atraparme ya que ese día era mas lenta que los demás debido a una cortada que tenia en la pierna que me hizo con un botella de cerveza quebrada por que no logre ninguna ganancia en todo el día.
Me tomo por el pelo y me arrastro hasta su cuarto, donde la luz nunca encuentra reposo por que ella tapo las ventanas con cinta adhesiva roja. Me saco instantáneamente de mis pensamiento con un golpe en mi cara, me escupió y maldijo. Estaba mas drogada de lo normal. Pensé que me libraría como cada vez que pasado eso pero, como el fantasma de las vías, no conté con el hecho de que como regalo de su distribuidor a quien ella le pagaba con su cuerpo y de vez en cuando con el mio le había dado una navaja en forma de serpiente. Navaja que vio la sangre por primera vez en mi pecho. Directo al corazón. Muerte instantánea.

Las lagrimas escaparon a la vez que mis gritos de frustración. No logre salir de aquel endemoniado lugar.
Y nunca lo haría...

Un sonido. Escucho algo a lo lejos, pero que es? No entiendo..-Mírame!!!, demonios tranquilízate!! Mírame!!- gritaba el muchacho desesperad amente. Tenia miedo de perderle. La desesperación comenzó a inundarlo. Ella no responde... parece... muerta. No!! Ya murió una vez, y no morirá aquí! Por lo que el joven no dejaba de hablarle tratando de hacerla reaccionar.

 Quien me habla? Quien? lentamente la chica comenzó a levantar su mirada, y ahí estaba el sosteniéndola entre sus brazos.

Oh, pero si solo es el...se ve preocupado. -Por que gritas?-  le dije un poco aturdida. El cambio su rostro y me vio con una expresión de alegría y me dijo  -Tonta!!  No vale la pena ponerse así por perder la vida a manos de personas desgraciadas!- El esta llorando, me abraza fuertemente... -Perdóname, yo...- yo siento, calidez. Mi respiración se tranquilizo, mi cuerpo esta menos tenso gracias a el. -Yo, morí porque mi madre me apuñalo con una navaja- dije mas relajada, mientras me aferraba contra el. No quería que me soltara. -Oh...tu muerte fue mas genial que la mía, jeje- dijo burlona mente. Y por fin logre sonreír. -Sabes, mi sueno cuando estaba viva era escapar de esta maldita ciudad, lejos de mi madre para tratar de ser feliz...pero no pude lograrlo.. es por eso que lloraba.- le dije tristemente. -Tonta. Pero si ya no estas en esa ciudad. Y tu madre no esta aquí, solo la pared, tu y yo.- dijo riéndose alegremente. -Y la muerte no me importa, si tu estas a mi lado no habrá nada que me entristezca- dijo mientras me besaba otra vez.


FIN

1 comentario:

  1. Oe que genial esta la historia, me gusto debería a ver sido mas larga ♥

    ResponderEliminar